Sentido y Sensibilidad - 1971

S&S

Crítica

Nos encontramos frente a la adaptación que realizó la BBC en el año 1971. La serie protagonizada por Joanna Davies en el papel de Eleonor Dashwood y Ciaran Madden como Marianne Dashwood, resulta desde el primer momento acertada en cuanto a las edades de ambas hermanas y salvando la distancia del tiempo en el que fue rodada, con muchas más limitaciones, en general, por presentarnos una visión muy próxima al libro.
Podríamos hablar de muchas debilidades derivadas de esas limitaciones, y probablemente las vestimentas y peinados que suelen preocuparnos tanto, de haber sido ambientadas en la actualidad serían más de nuestro gusto, sin embargo vamos a centrarnos en los aspectos positivos, que son muchos.

Marianne investiga a Edward

Podemos ver en esta recreación del trabajo de Jane Austen a personajes que se alejan del puro dramatismo, que tienden a la naturalidad y son bastante humanos, como es el caso de Edward Ferrars (interpretado por el famoso 'Poldark', Robin Ellis), al que para nuestra sorpresa se le colocan anteojos para leer aquel fragmento de poesía. Este Edward podría ser el antecesor de la interpretación que haría Hugh Grant; es un hombre tímido que tartamudea pero a un tiempo divertido e inteligente, se muestra verdaderamente como una amistad de la familia Dashwood y el amor que siente hacia Elinor es patente desde el principio sin necesidad de aderezarlo con escenas irreales que despierten la pasión en la mente de un público adormecido.

Marianne

Elinor es también, a diferencia de otras adaptaciones, exceptuando la de Emma Thompson, una muchacha que rebosa vida a pesar de ser consciente de los problemas que han acaecido sobre la familia. Se preocupa por los temas domésticos y por su hermana, vive su historia intensamente y aborrece al señor Willoughby. La versión de Emma Thompson nos hace ver con mayor profundidad la privación a la que se ven sometidas desde la muerte de su padre pero ésta, a falta de ser detallistas en ese aspecto, está llena de complicidad entre las hermanas y ambos romances. La Elinor de la adaptación de Irene Richard es también una muchacha preocupada por su situación y la familia, mucho más reservada y tímida, mucho menos risueña pero también agradable. Puede que el personaje sea una mezcla de estas tres visiones que no distan tanto entre sí. Sea como fuere, en el caso que nos ocupa, creemos que Joanna David hace un papel muy bueno como ElinorDashwood.

Elinor

Quizás Marianne pueda despertar pasiones opuestas entre la audiencia. Marianne resulta ser una niña que fantasea continuamente sobre el amor verdadero. Lo que para algunos pueda parecer artificioso, hemos llegado a entenderlo como una forma de ver la falta de madurez del personaje. Marianne es una joven adolescente que tiende al histerismo llevada por esa pasión que ha construido fuertemente en su mente a través de historias que ha leído y su propia imaginación. Sabemos que este personaje busca reafirmar su personalidad por medio de la fuerza de un ideal. Mucho menos consciente de su situación, más bien imbuida por su propia realidad como reconocerá el personaje finalmente, de su egoísmo, Marianne solamente anhela una cosa: encontrar el amor verdadero, una especie de príncipe azul que venga a rescatarla de su situación con el que compartir además su elevado espíritu.

Willoughby de fiesta

Pensamos que hay que ver a Marianne de la misma forma que a Catherine Morland en Northanger Abbey, en toda su inocencia, influida por una visión irreal del verdadero amor, convencida de que solamente a través del más extremo sufrimiento podrá demostrar cuánto  ha querido. Mayores suspiros, mayores amores, ¿pero qué ocurre con el sufrir silencioso de su hermana? Marianne aprenderá a través de su propia vivencia y de la de Elinor a madurar como ser humano y a encontrar la verdadera puerta hacia esos altos ideales que ha construido. En su relación con el Coronel Brandon se dará cuenta de cuánto le queda por saber, cuántas cosas desconocía y no había disfrutado antes por asirse a un concepto erróneo sobre el amor o la erudición.

Edmund en desesperación

Creemos que la mirada aniñada de Ciaran Madden encaja muy bien con el personaje, aunque puede que su interpretación haya resaltado en exceso un lado coqueto o de flirteo que no terminamos de casar conla personalidad de Marianne Dashwood.
El Coronel Brandon es muy parecido a la versión de 1981, aunque menos atractivo para nuestro gusto. A diferencia de Alan Rickman en la película de Ang Lee, que pecaba de una excesiva visión ‘romántica’ del personaje, estos son más comedidos, con un sufrimiento interior que queda patente a través de su silencio y rasgo meditabundo, mucho más próximo a lo que representaría el verdadero romanticismo.
Tanto Fanny como su marido realizan un buen papel, al igual que la señora Jennings que se preocupa por ambas hermanas.

Marianne redescubre al coronel

En cuanto a Willoughby, creemos ver en la interpretación de Clive Francis, a alguien más próximo a la que haría posteriormente Greg Wise, a diferencia por ejemplo de la última versión para televisión donde Dominic Cooper interpreta al villano por excelencia. Podemos llegar a creer en el amor de Willoughby, y se vislumbra bondad en el fondo de su corazón pero la situación económica se impone finalmente.
No nos agrada mucho la elección de la señorita Steele (Frances Cuka) por cuestiones de edad, ya que resulta muy mayor para el papel. Por otro lado, para deleite de los detractores de dicho personaje, se muestra realmente ‘odiosa’ y despreciable en su afán por conseguir a Edward y molestar a Elinor.

Marianne, Willoughby, Edward y Elinor

Con respecto al final de la historia sí que notamos que se peca de precipitación y se fuerza un desenlace al más puro estilo del cuento de hadas, en el que ambas hermanas y sus correspondientes parejas salen de casa para ‘casarse’, algo que puede perdonarse en una adaptación que pensamos pretende suavizar la crudeza que rodea la historia destacando la dicha bien merecida de ambas hermanas.

Enlaces

Janeaustensworld - Austenprose - OldFashionedCharm - IMDB

Créditos

Dirigida por David Giles.

Guión de Denis Constanduros

Intérpretes:
Joanna David (Elinor Dashwood), Ciaran Madden (Marianne Dashwood), Isabel Dean (Mrs. Dashwood), Clive Francis (Willoughby), Robin Ellis (Edward Ferrars), Richard Owens (Coronel Brandon).